Header Ads

Siro de Genova, Santo

Obispo

Martirologio Romano:En Génova, Italia, San Siro, venerado como obispo ( c.330)
Siro nació en el lugar antiguamente llamado "Emiliana", que quedaba a unas ocho millas de Génova. Desde la más tierna edad demostró un sobresaliente predisposición a la oración, tanta que, según narra Jacobo de Varagine, siendo él aún muy joven sus padres confiaron su educación al Obispo Felice, para que lo instruyera y lo encaminara en el servicio a Dios. El Obispo, reconoció en él una verdadera vocación y luego de ordenarlo diácono lo envió como su viario a Villa Matutiana, (la actual San Remo), para que ayudara al sacerdote Omisda.

A la muerte del Obispo Felice, el clero y el pueblo todo le pidieron que retorne a Génova para ocupar el cargo vacante.

Siro se dedicó -con grande empeño y devoción- a la cura de las almas, cotidianamente iba en busca de los fieles para exhortarlos, animarlos, confortarlos y llevarles la palabra de Dios. Se detenía en las casas de sus feligreses, para conocer sus necesidades, ayudarles en pequeños proyectos y, a la hora del almorzar, se sentaba de bueno gana a la mesa. Era muy parco en sus hábitos, por lo que no pesaba mucho en los pobres presupuestos de las familias que visitaba, pero gracias a esta costumbre de comer en casa otros, los genoveses lo tenían en gran estima y admiraban su capacidad de ahorro.

Se cuenta también historias de milagros que sucedieron por intercesión de este santo hombre, como por ejemplo la de Gallione, un experto carpintero, dueño de un próspero taller con muchos empleados, quien tenía una hija de la que estaba justificadamente orgulloso, por su belleza y honestidad, pero que un día fue poseída por el diablo y su comportamiento cambió abruptamente. El hombre desesperado, después de haber intentado todo lo que se le ocurría para ayudar a su hija a entrar en razón, ordenó poner la mesa y llamar a Siro. Siro, después de la frugal cena fue llevado a la habitación de la joven, notando inmediatamente que ella estaba poseída por el demonio, sin demora se revistió con los ornamentos sacerdotales y con los Evangelios en sus manos ordenó al impuro espíritu a que abandone el cuerpo de la joven, lo cual aconteció al instante.

Después de algún tiempo Siro murió en la gracia de Dios, y fue enterrado en el campo donde predicó, en frente de la iglesia, campo que asumió oficialmente el nombre de San Siro.

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.