Header Ads

Melchora Cortés Bueno y compañeras mártires, Beatas

Religiosas Mártires

Martirologio Romano: En Madrid, España, Beatas Melchora de la Adoración Cortés Bueno y 14 compañeras de la Sociedad de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul, asesinadas por odio a la fe ( 1936-37)

Fecha de beatificación: 13 de octubre de 2013, durante el pontificado de S.S. Francisco.

Integran el grupo: Sor Melchora de la Adoración Cortés Bueno, Sor María Severina Díaz-Pardo Gauna, Sor Dolores Barroso Villaseñor, Sor Estefanía Saldaña Mayoral, Sor María Asunción Mayoral Peña, Sor Dolores Úrsula Caro Martín, Sor Concepción Pérez Giral, Sor Andrea Calle González, Sor Modesta Moro Briz, Sor Pilar Isabel Sánchez Suárez, Sor Josefa Gironés Arteta, Sor Lorenza Días Bolaños, Sor Gaudencia Benavides Herrero, Sor Juana Pérez Abascal y Sor Ramona Cao Fernández

Breve Semblanza


Sor Melchora de la Adoración Cortés Bueno, Sor María Severina Díaz-Pardo Gauna, Sor Dolores Barroso Villaseñor, Sor Estefanía Saldaña Mayoral y Sor María Asunción Mayoral Peña

Sor Melchora de la Adoración Cortés Bueno nació en Sos del Rey Católico (Zaragoza), Diócesis de Jaca, el día 4 de enero de 1894. Entró en Comunidad el 18 de marzo de 1914. Realizó su servicio y misión educativa como maestra en varios destinos, siendo el último el Colegio de la Inmaculada de Leganés. Este fue su destino más largo en el que vivió totalmente entregada a la educación de sus alumnas, muchas de ellas procedentes de familias muy necesitadas. Al momento del martirio tenía 42 años de edad.

Sor María Severina Díaz-Pardo Gauna nació en Vitoria, Diócesis de Alava, el 23 de octubre de 1895. Alumna de las Carmelitas, conoció a las Hijas de la Caridad acompañando a su padre que era miembro de las conferencias de San Vicente. Entró en Comunidad el 2 de agosto de 1917. Realizó su misión educativa como profesora de música en varios Colegios, siendo el último el Colegio de la Inmaculada de Leganés. Destacó su delicadeza, finura de trato, sencillez, vida interior y confianza en la Providencia. Desde que entró en comunidad manifestó su deseo expreso de ser santa. Sufrió el martirio a los 40 años de edad

Sor Dolores Barroso Villaseñor nació en Bonares (Huelva) el4 de octubre de 1896. Entró en Comunidad el 2 de diciembre de 1926. Realizó su misión como enfermera en el Asilo de Málaga y en el Hospital Psiquiátrico de Santa Isabel de Leganés. Vivió entregada de lleno a los enfermos mentales para los que tenía un don especial de comprensión, cariño y dedicación. De allí fue al martirio a los 39 años de edad. Destacó por su entrega y cariño especial a los enfermos mentales. Era persona de gran vida interior, acogedora y trasmitía a los demás su profunda confianza en Dios.

Sor Estefanía Saldaña Mayoral nació en Rabé de las Calzadas (Burgos) el 1 de septiembre de 1873. Entró en Comunidad a los 17 años, el 9 de agosto de 1890. Fue una excelente maestra de párvulos en varias Escuelas y centros educativos. Era muy fiel a las Reglas de la Compañía y escrupulosa en su cumplimiento. Manifestó siempre una obediencia delicada, incluso en tiempos ya de persecución, cuando fue destinada al Hospital Psiquiátrico de Leganés, de donde salió para el martirio a los 62 años de edad. Destacó por su disponibilidad y deseo sincero de fidelidad a la Voluntad de Dios manifestada a través de los Superiores.

Sor Ma. Asunción Mayoral Peña, prima hermana de la anterior, nació en Tardajos (Burgos) el 18 de agosto de 1879. Entró en Comunidad el 17 de marzo de 1897 y desarrolló su misión caritativa, como enfermera en varios Hospitales. Fue acogida en el Hospital Psiquiátrico de Leganés al ser expulsada su Comunidad del Asilo de Ciegos de Madrid, Ya anteriormente en 1934, durante la revolución de Asturias, había sido expulsada también del Sanatorio de Santa María del Naranco de Oviedo, experimentando de cerca la persecución. Fue al martirio a los 57 años. Destacó siempre por su generosidad y amor a los pobres.

Estas cinco Hijas de la Caridad al ser obligadas a abandonar la Casa de Leganés, se refugiaron en la Pensión de Doña Petra Saldaña, hermana de Sor Estefanía. Allí fueron delatadas a los milicianos de la F.A.I. por dos antiguas alumnas. Por tres veces confesaron que eran Hijas de la Caridad durante los registros y por este motivo fueron fusiladas junto a la Puerta de Hierro de Madrid, la noche del 12 de agosto de 1936 en presencia de la misma Doña Petra Saldaña y su yerno D. Santiago Rico. Previamente les había ofrecido hacerse maestras o enfermeras del Socorro rojo, renunciando a su condición de Hijas de la Caridad, oferta que ellas rehusaron prefiriendo sellar su vocación con su propia sangre.

Sor Dolores Úrsula Caro Martín, Sor Concepción Pérez Giral y Sor Andrea Calle González

Sor Dolores Caro Martín nació en Granátula, Provincia y Diócesis de Ciudad Real el 21 de octubre de 1893. Entró en Comunidad el 9 de mayo de 1917. Era maestra y enfermera. Su destino más largo fue el Colegio de las Mercedes de Madrid, ocupándose fundamentalmente de la enfermería. Era una Hija de la Caridad de convicciones muy sólidas, de doctrina muy clara. En circunstancias difíciles fue nombrada Hermana Sirviente de la Casa de Misericordia de Albacete, donde fue querida y respetada hasta por su propios enemigos. Murió a los 43 años en un gesto de fraternidad heroica.

Sor Concepción Pérez Giral nació en Madrid el 10 de enero de 1887, pero quedó huérfana a los 5 años y pasó a vivir con los familiares de su madre, primero y luego con los de su padre. Tuvo varios destinos en casa dedicadas a la Beneficencia y acogida de los pobres, siendo el último la Casa Misericordia de Albacete de donde salió para el refugio de Madrid con toda la Comunidad. Sufrió duras pruebas e interrogatorios las horas de prisión, pero ella firme en su fe y en su vocación, entregó su vida a Dios diciendo Viva Cristo Rey y rechazando la oferta que se le hacía de renegar de su fe para salvar la vida. Tenía 49 años.

Sor Andrea Calle González nació en Plasencia (Cáceres), el 27 de febrero de 1904, era modista. Ingresó en Comunidad el 11 de septiembre de 1930. Los que la conocían afirmaban que junto a ella no había penas y que ponía su seguridad en el Señor. Soportó calumnias e incomprensiones con gran fortaleza. Desarrolló su vocación en el manicomio u Hospital psiquiátrico de Almería y en el de Zaldívar (Vizcaya). Su último destino fue la Casa de Misericordia de Albacete, en donde también había una zona de mujeres dementes. Cuando la mataron tenía 32 años.

Las obligaron a dejar las obras caritativas de la Casa de Misericordia de Albacete y salir hacia Madrid, después de haberlas exigido vestir de seglares para hacer desaparecer todo signo religioso. Se vistieron de seglares, sí, pero se les notaba lo que eran. El cambio consistió en sustituir el hábito por una sencilla bata de percal, la toca por un pañuelo o la desarreglada melena. Sor Dolores, Sor Andrea y Sor Concepción decidieron no despojarse de su querido rosario, habían encontrado en él y en la Eucaristía celebrada clandestinamente en el sótano refugio la fuerza para ser testigos en medio de la persecución.

Sor Dolores y Sor Concepción lo llevaban en la cintura, debajo del vestido de seglar y Sor Andrea, la más joven, puesto como collar. Por este detalle fueron reconocidas como “monjas” al bajarse del tranvía cuando llegaron al pueblo de Vallecas para dejar a Sor Concepción en casa de un tío suyo que no quiso recibirlas. Primero las apedrearon, después las condujeron al Ateneo Libertario del pueblo donde fueron acosadas, insultadas y detenidas. Durante varias horas sufrieron provocaciones inmorales por parte de los miembros del tribunal integrado por cinco milicianos republicanos. Seguidamente separaron a las dos más jóvenes de Sor Mª Concepción y las llevaron a una celda de la checa ubicada en el Colegio de las Religiosas Terciarias de la Divina Pastora. Allí, unos milicianos atrevidos y desvergonzados sometieron a Sor Dolores y Sor Andrea al terrible martirio de la violación.

Seguidamente las llevaron a Los Toriles, como si fueran toros de miura. Allí las torearon y arrastraron mofándose de ellas un grupo numeroso de niños, jóvenes y milicianos adultos. Por último acabaron con su vida con un tiro que atravesó el cráneo, a Sor Dolores en el parietal izquierdo y a Sor Andrea en el derecho. A Sor Mª Concepción en lugar de torearla materialmente lo hicieron moralmente con provocaciones obscenas. Al final sufrió el tiro final en el cráneo, junto a la vía del tren en el término llamado del Pozo del Tío Raimundo, no sin antes proferir un grito fuerte como Cristo en la cruz. Como Él puso su vida en las manos del Padre y gritó: “Viva Cristo Rey”. Era el 3 de septiembre de 1936. Sus cuerpos fueron enterrados en el cementerio de Vallecas, pudieron ser reconocidos y rescatados en 1941.

Sor Modesta Moro Briz y Sor Pilar Isabel Sánchez Suárez

Sor Modesta Moro Briz, natural de Santibáñez de Béjar (Salamanca). Entró en Comunidad el 23 de diciembre de 1922 y realizó su misión de servicio en varios destinos, y finalmente la farmacia de la Casa de Salud y Maternidad de Santa Cristina de Madrid. Era hermana de D. Santos Moro Briz, Obispo de Ávila y de D. José Moro Briz, Párroco de Cebreros, también mártir de la fe en 1936. Ambos hermanos están también en proceso de canonización. Destacaba por su sentido del humor, alegría, devoción mariana y amor a la Compañía. Sufrió el martirio a los 35 años de edad.

Sor Pilar Isabel Sánchez Suárez, ació en Madrid el 5 de noviembre de 1906. Entró en Comunidad el 29 de abril de 1926. Realizó su misión como enfermera en varios Hospitales, y finalmente la Casa de Salud y Maternidad de Santa Cristina, realizando su servicio en el quirófano como instrumentista y enfermera. Destacó por su simpatía y acogida con las mujeres enfermas y en el comedor social anexo, su devoción mariana y su confianza en Dios. La martirizaron cuando tenía 29 años de edad.

Al ser expulsadas por los miliicianos de la Casa de Santa Cristina, se refugiaron en la Casa Provincial de Martínez Campos a cuya Provincia pertenecían. Esta casa se encontraba convertida en Hospital, pero al ir aumentando el número de refugiados, la Hermana Visitadora en funciones se vio forzada a enviar algunas Hermanas a distintas pensiones. Sor Modesta y Sor Pilar Isabel, que eran jóvenes, se ofrecieron a salir las primeras, sacrificando su propia seguridad. Informadas de que en la Casa Provincial se celebraba a diario la Eucaristía y deseando participar de ella, intentaron volver a la Casa Provincial para celebrar la fiesta de Todos los Santos. Al salir de la pensión de la Calle del Prado, 12, hacia la Casa Provincial, fueron sorprendidas por los milicianos del Ateneo Libertario de Vallecas e identificadas como Hijas de la Caridad al ser preguntadas por su condición. Este fue el motivo de su fusilamiento en el entonces kilómetro 6 de la carretera de Toledo. Era el 31 de octubre de 1936 por la noche.

Sor Josefa Gironés Arteta y Sor Lorenza Días Bolaños

Sor Josefa Gironés Arteta nació en Garisoain (Navarra) el 17 de marzo de 1907. Realizó los estudios de enfermería en Pamplona. Entró en Comunidad el 18 de julio de 1931, con la carrera de matrona recién terminada. Su único destino fue el Hospital Clínico de San Carlos, sección de maternidad. Pese a su juventud, era seria y responsable en su trabajo y se daba a respetar entre los médicos y celadores. Destacó por su amor a la vocación que vivió en ambiente persecutorio. Emitió sus primeros Votos el 19 de julio de 1936, estando casi todas las iglesias de los alrededores de su Comunidad ardiendo en plena hoguera de violencia persecutoria. Una vez pronunciados los votos dijo a una de sus compañeras: ¡Ya puedo ser mártir!... Su deseo se hizo realidad cuando sólo contaba 29 años.

Sor Lorenza Díaz Bolaños nació en Guía, Las Palmas de Gran Canarias, el 10 de agosto de 1896. Desde joven destacó por su sensibilidad religiosa, capacidad para ayudar a los necesitados y disposición para enseñar el Catecismo en la parroquia de su pueblo. Ingresó en la Compañía el 12 de abril de 1921. Su único destino fue el Instituto de Reeducación de Inválidos del Trabajo en Carabanchel (Madrid). Fue una gran enfermera del quirófano. Profundamente espiritual destacó por su prudencia, paciencia y la estima y defensa de su castidad ante las provocaciones de un compañero de trabajo que fue quien les denunció. Murió a los 40 años.

Un grupo de milicianos fue a buscarlas a la pensión en la que se encontraban. Sus nombres estaban en la lista negra de los denunciados. Fueron apresadas y detenidas por celadores de los hospitales donde habían prestado su servicio caritativo, seguidamente llevadas a una checa o lugar de suplicio, atormentadas vilmente por confesar su fe y ser fieles a su vocación, y finalmente martirizadas en el parque de las Vistillas de Madrid el 17 de noviembre de 1936. Allí fueron encontrados sus cadáveres.

Sor Gaudencia Benavides Herrero

Nació en Valdemorilla (León) el 12 de febrero de 1878. 1878. Ingresó en la Compañía el 19 de enero de 1899. Su primer destino fue el Hospital de Albacete. Después fue enviada como misionera a Puerto Rico, donde realizó su misión educativa en varios Hogares y colegios. Regresó a España a causa de su enfermedad ante una afección cardiaca grave y quedó destinada en Madrid, en el Asilo del Niño Jesús de Alburquerque para un seguimiento médico más cercano.

Detenida y llevada de cárcel en cárcel sin imputársele más cargo que el ser Religiosa, enfermó gravemente por los malos tratos y llena de úlceras, fue dada de alta precipitadamente para evitar que se muriera en la cárcel. Desde la cárcel de Ventas fue conducida al Hospital de San Luis de los Franceses donde falleció perdonando a sus enemigos. Tenía 58 años cumplidos. Era el día 11 de febrero de 1937.

Sor Juana Pérez Abascal y Sor Ramona Cao Fernández

Sor Juana Pérez Abascal nació en Madrid el 20 de octubre de 1886. Ingresó en la Compañía el 15 de octubre de 1908. Realizó su misión de servicio en varios Hospitales como enfermera y finalmente en el Sanatorio antituberculoso El Neveral de Jaén. Destacó por su piedad, espíritu de trabajo, compasión ante los pobres y enfermos y fidelidad a las Reglas. Murió a los 50 años por llevar el rosario de Hija de la Caridad escondido bajo su vestido de enfermera.

Sor Ramona Cao Fernández nació en Fontey- Rua de Valdeorras (Orense), el 11 de septiembre de 1883. Ingresó en la Compañía el 11 de enero de 1901. Sus destinos como enfermera fueron el Hospital de mujeres Incurables de Madrid, el Hospitagl militar de Sevilla y finalmente el Sanatorio antituberculoso "El Neveral" de Jaén. Destacó por su celo apostólico, su compasión y sensibilidad ante el dolor de los pobres enfermos, su piedad y su devoción al Señor crucificado. Murió a los 53 años, también como su compañera de martirio, por llevar el rosario de Hija de la Caridad escondido bajo su vestido de enfermera.

Expulsadas del sanatorio de El Neveral, fueron detenidas y calumniadas de robo en Jaén. Al ser juzgadas no se pudo probar la acusación y fueron puestas en libertad, pero no encontraron lugar de refugio en aquella ciudad y se vieron obligadas a trasladarse a Madrid en un tren lleno de presos políticos. A pesar de sentir miedo, antes de renegar de su fe, subieron al tren en Alcázar de San Juan, en medio de insultos y un tumulto feroz. Iban vestidas de enfermeras de la Cruz Roja pero conservaron su rosario de Hijas de la Caridad debajo del uniforme de enfermeras. Este hecho las identificó como Hijas de la Caridad y fue la razón de su martirio en la matanza del llamado primer tren de la muerte. Al ser sacadas del tren fueron arrastradas por el suelo, insultadas y finalmente fusiladas por su condición religiosa en el Pozo del Tío Raimundo, el 12 de agosto de 1936.

S.S. Benedicto XVI firmó el 20 de diciembre de 2012 el decreto con el cual se reconoce el martirio de la Sierva de Dios Melchora Cortés Bueno y compañeras.

Fuentes de la información: Vincenziani.com
ReligiosasMartiresEnLaGuerra.blogspot.com

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.